El problema de los nacionalismos en China

Otro tema del que hablamos muchas veces es el del problema de los nacionalismos en China, en especial el nacionalismo tibetano, y su paralelismo con el mismo problema en España. ¿es comparable la situación de Xinjiang o el Tíbet con la de Cataluña o Euskadi?

Vamos a intentar comprender primero la situación de las nacionalidades en China y luego analizaré el caso de Xinjiang. El problema del Tíbet tiene unas connotaciones especiales que requieren más espacio y por ello le dedicaré otro post en unos días.

La primera gran diferencia es que los nacionalismos en China tienen un componente étnico primordial

Los chinos definen una nacionalidad como un grupo de personas de un grupo étnico diferenciado con un origen común que viven en un área común, un lenguaje común, y que tiene un sentido de identidad de grupo en el comportamiento económico y social

20080304-ethnic444 map u wash

En China conviven 55 grupos étnicos, además de los Han, la etnia mayoritaria. Estos grupos suponen unos 105 millones de personas en su mayoría concentrados en las regiones periféricas, en el noroeste, norte, sur y sureste. El último censo al que tengo datos, los Han suponían 1.221 millones de personas, mientras que los principales minorías son los Zhuang con 17 millones, seguidos por los Hui 10,5, Manchu 10,4, Uigures 10, Miao 9,5, Yi 8,7, Tujia 8,4, Zhang (tibetanos) 6,2 y Mongoles 6.

Es decir que la etnia mayoritaria, los Han suponen el 91,65% de la población; aunque en términos de superficie, ocupan solo el 40% del territorio. Por el contrario etnias como la Mongola que solo supone el 0,55% de la población, son mayoritarios en la región autónoma de Mongolia Interior que supone el 15% del territorio, eso si muy rico en recursos naturales.

Debido a que muchas nacionalidades minoritarias se ubican en zonas fronterizas políticamente sensibles han cobrado más importancia de la que tendrían si atenemos a su número. Algunos grupos tienen un ancestro común con los pueblos de los países vecinos. Por ejemplo, los coreanos, mongoles, uigures y kazajos viven no sólo en China sino también en Corea, la República de Mongolia, Kazajstán y Kirguistán. El gobierno central chino presta especial atención a estos grupos, para evitar que la seguridad de las fronteras de China pudiera ponerse en peligro.

Las minorías tradicionalmente han sido considerados como bárbaros por los Han de hecho el ideograma “minoría” en chino contenía el símbolo de “perro” hasta 1949, cuando fue reemplazado por el de  “hombre”.

Con la proclamación de la República Popular China en 1949, el Gobierno estipuló que las minorías debían ser tratadas políticamente como iguales a la mayoría Han y merecían recibir un tratamiento preferencial debido a su escaso número y su situación económica de pobreza generalizada. El gobierno ha relajado algunas políticas que podrían impedir su desarrollo socio-económico como la ley del hijo único, que no se aplica en estos casos. Lo que no ha cambiado es que es el Gobierno Central es quien decide lo que es mejor para las etnias minoritarias ni que la ciudadanía nacional prevalece sobre la identidad étnica

Para favorecer la adhesión y evitar nuevas rebeliones, Mao Zedong en sus primeros años tuvo una permisividad relativa frente a la especificidad cultural de las distintas etnias. Al principio, Mao Zedong, se inspiro en la política soviética y, de hecho, el concepto chino de “nacionalidad” (Minzu Shaoshu) deriva de la desarrollada por el propio Stalin en 1913.

A las minorías generalmente se les permite practicar su religión, costumbres matrimoniales y otros aspectos de su cultura y tener cierto grado de control sobre sus propios asuntos, siempre y cuando respeten la máxima autoridad de Beijing. Como dice un viejo adagio chino “Las colinas son altas y el emperador está lejos” y el Gobierno Central no está dispuesto a tolerar ninguna desviación de sus políticas

Las actitudes oficiales hacia las minorías han sido inconsistentes y hasta contradictorias. Desde 1949, las políticas hacia las minorías han fluctuado entre la tolerancia y el intento de coacción para imponer determinadas normas. Los períodos tolerantes se han caracterizado por una importante inversión pública tratando de aumentar la lealtad, mientras que en los períodos coercitivas tales como la Revolución Cultural, las minorías fueron marginadas, se prohibieron sus prácticas religiosas y culturales, y se intento silenciar a los líderes locales demasiado carismáticos.

Sin embargo, los problemas étnicos que el presidente Hu Jintao tenía y su sucesor Xi Jinping tendrá ahora van a ir más allá de las minorías oficiales. En Sichuan, Cantón, Shanghai, y Hunan comienza a pedirse un mayor nacionalismo cultural y aumenta la resistencia contra el control central de Beijing. Esto no puede admitirlo el Politburó. Los conflictos étnicos no fueron la causa del desmembramiento de la antigua Unión Soviética, pero no es menos cierto que el desmantelamiento se produjo en las fronteras a lo largo de límites definidos en gran parte por las diferencias étnicas. Y ya sabemos que “cuando las barbas de tu vecino veas pelar…”

Una consecuencia de esto ha sido la política de favorecer cuando no imponer la migración de población Han hacia estos territorios con el fin de atemperar cualquier movimiento no ya independentista, sino simplemente identitario. Algunas minorías están en peligro de convertirse en minorías en las zonas en las que tradicionalmente han sido mayoritarios.

Muchos grupos se sienten marginados por las políticas de Pekín que rigen las minorías. Los incentivos económicos que han atraído a millones de chinos Han a estos territorios han creado divisiones socio-económicas en zonas tradicionalmente dominados por estas etnias. Hay una creencia generalizada entre las minorías que los Han tienen una ventaja injusta en términos de conseguir los mejores puestos de trabajo y las mejores oportunidades en sus territorios. Miran con recelo a las iniciativas del gobierno que los involucran, ya que a menudo ven estas iniciativas más como medios de los Han para explotar sus recursos que para ayudarles.

Piensan también que el mandarín está reemplazando sus lenguas, a pesar de la existencia de leyes para preservar las lenguas minoritarias, el mandarín es el idioma principal de la enseñanza en las escuelas, por ello muchas minorías temen ser absorbidos por los Han.

Estos resentimientos, fueron un factor subyacente en los recientes disturbios en el Tíbet y la región occidental de Xinjiang, donde los disturbios étnicos uigures dejaron cientos de muertos, en su mayoría de la etnia Han.

Y aquí entramos a analizar el problema de Xinjiang y de los uigures.

Xinjiang es una de las cinco regiones autónomas que existen en China, es la mayor en extensión y constituye tal vez el mayor problema para el Gobierno de Pekín.

Situada en el extremo occidental de China linda con Kirguistán, Kazajstán, Pakistán,Tayikistán, Afganistán, Mongolia y Rusia; y supone el centro económico desde el que China quiere canalizar el comercio con las republicas exsoviéticas, estas proveen de materias primas a China, mientras que China exporta bienes de consumo a las repúblicas centroasiáticas. Xinjiang alberga además grandes reservas de petróleo, gas natural, carbón y uranio.

Es una de las pocas regiones de China donde los Han no son mayoritarios. A pesar de las políticas de reubicación los Han solo constituyen un 40% de la población (mayormente en la capital Urumqi) frente a un 44% uigur y un 7% Kazajo (en el sur) el resto lo constituyen diversas etnias muy minoritarias.

Los uigures son una nación de lengua y cultura turquica y religión musulmana sunita. Tanto por su modo de vida como por su lengua, los uigures están muy próximos a los uzbecos. Los uigures han demostrado un alto grado de resistencia a la asimilación por los Han. Aunque algunos de ellos se conforman con una verdadera autonomía y respeto a las tradiciones culturales, otra gran parte sueña con la creación de un nueva república del Turquestán oriental o Uigurstán independiente y es cierto que existe un creciente riesgo de difusión de corrientes islamistas extremistas desde Pakistán y Afganistán hacia la zona meridional de Xinjiang, Pekín por ello, percibe posibles amenazas que no esta dispuesto a permitir.

El conflicto uigur no es nuevo, pero al igual que en muchos otros sitios depende del momento en que nos situamos para adoptar una postura u otra. Si bien es cierto que las primeras referencias (de las que yo dispongo) hacen referencia a una soberanía china, no es menos cierto que con la caída de la dinastía Tang en el siglo VIII se creó el Janato Uigur que duró hasta la conquista por los mongoles de Gengis Khan en 1218 volviendo distintos Janatos hasta la llegada de la dinastía Quing en1758.

Esta conquista fue seguida de dos siglos de revueltas y conflictos, ya que Xinjiang estaba en el centro del juego político de tres grandes imperios, chino, ruso y británico. En el primer tercio del siglo XX la debilidad del imperio Qing fue explotada tanto por la población local al rebelarse contra los chinos como por Rusia para reforzar su presencia en la región. En estas fechas se constituyeron la primera y segunda republica del Turkestan oriental de existencia efímera pero cuyo recuerdo quedó en la memoria uigur como referente para reclamar un nuevo Estado independiente.

Entre 1950 y 1980, la principal preocupación del gobierno chino fue consolidar el control de la zona, bajo supervisión directa del Ejercito Popular de Liberación nombrando Gobernador al General Wang Zhen. Las demandas de creación de una republica de Uigurstan fueron seguidas de fuertes purgas entre los lideres locales.

El clima represivo y el hambre llevaron a muchos uigures a emigrar, principalmente a la Unión Soviética. Entre 1954 y 1962, entre 100.000 y 150.000 personas cruzaron la frontera con el Kazajstán soviético uniéndose a las decenas de miles de personas que habían emigrado a finales del siglo XVIII.

Estos exiliados se erigieron en la voz de la conciencia uigur. Los uigures  emigrados crearon estaciones de radio tanto en Alma-Ata como en Tashkent, que emitían para Xinjiang y denunciaban la persecución que sufrían. Desde esta época podemos distinguir claramente dos posiciones: la que buscaba la independencia y la que quería mas autonomía. La primera es mayoritaria entre los miembros de la diáspora, mientras que la segunda opción es más común en el Xinjiang Uigur

En los años 80 el aperturismo de Deng Xiaoping, proporciono una cierta apertura en Xinjiang y una política más permisiva con respecto a las tradiciones culturales y religiosas de los uigures  a esto se unió la apertura del comercio transfronterizo con Kazajstán  Kirguistán y Pakistán

La invasión soviética de Afganistán en 1979 también afectó a la evolución interna de la comunidad autónoma ya que la frontera sur de Xinjiang con ese país se convirtió en un área de apoyo a los muyaidines afganos. Esto abrió la puerta a la influencia del Islam radical en las filas de los uigures que buscan el independentismo. Esto ha sido aprovechado por el Gobierno Central chino para denunciar como terroristas cualquier actividad identitaria uigur.

Como hemos visto, la asimilación de los uigures (y otros pueblos musulmanes de Xinjiang) era parte del enfoque estratégico de las autoridades chinas desde la época de la dinastía Qing. Hasta hace poco, Beijing nunca ha sido capaz de poner en práctica un programa eficaz de esta naturaleza. Sin embargo la política de repoblación con personas de etnia Han unido a la represión uigur creo un creciente malestar que ha fortalecido el propio discurso identitario uigur.

Para los uigures, esta inmigración Han (colonización, desde su punto de vista) es el problema más grave, porque temen ser desbordados rápidamente y abrumados por la potencia demográfica china, diluyéndose completamente el carácter uigur de la región

Durante los años 90 hubo un resurgimiento del activismo separatista uigur con muchos episodios violentos que fue fuertemente reprimido por el gobierno central.

La política de “Golpear duro a las tres fuerzas malignas” (terrorismo, separatismo y extremismo) parece elaborada especialmente para acabar con el movimiento uigur, ya que este, según Pekín busca la independencia de Xinjiang, está inspirado por sentimientos islamistas y utiliza el terrorismo como arma de lucha política. Sin embargo, al final esta política ha afectado no solo a los independentistas, sino a una gran parte de la población uigur ya que cualquier manifestación cultural sin ninguna vinculación política reivindicativa llego a ser susceptible de ser considerada un acto separatista o criminal sancionada duramente e incluso castigada con la muerte.

Pekín ha combinado la represión política y cultural con grandes planes para el desarrollo socio-económico de la región, con la esperanza evidente de que la prosperidad diluyera la resistencia uigur y fortaleciera la integración de Xinjiang con el resto de China.

De hecho, los objetivos de Pekín incluían la creación de una vasta zona de libre comercio con Asia Central y Rusia, a través del marco de la Organización de Cooperación de Shanghai. Para este fin, se ha contemplado la construcción de diversas infraestructuras de comunicación. Es curioso cómo en Urumqi, la capital, los signos en cirílico compiten en los anuncios con el arábico y el mandarín, muestra de las muchas empresas soviéticas y kazakas que operan en la ciudad.

Para China, el acceso a los recursos de Asia Central tiene una importancia estratégica por los suministros energéticos que se asegura (mas de 20 millones de toneladas de petróleo anuales) cumpliendo uno de los objetivos de su política de seguridad energética.

Sin embargo, esta nueva prosperidad de Xinjiang no es considerada como tal por la población uigur que cree que las grandes oportunidades son para los inmigrantes Han, dejando para ellos los empleos de peor calidad, además ven que los Han controlan directamente el comercio con los vecinos “Tanes” y soviéticos desplazándoles de tradicionales intermediarios en dicho comercio a papeles meramente secundarios.

Los uigures también sufren una participación política limitada, debido a su escasa representación entre los cuadros del PCCh. En el caso específico de Xinjiang, desde los años 90 hay una política clara para fortalecer los mecanismos de control han sobre las estructuras locales del partido. En el 2006 y 2007 yo trabajé directamente con las autoridades de Xinjiang en programas de seguridad en la minería de carbón y desarrollo de las energías renovables y mi impresión fue que en la Administración, donde había un uigur, a su lado había un han.

Por tanto, estamos en una situación en la que, a pesar de que la represión terminó por el momento con la violencia en Xinjiang, se ha avanzado muy poco en la integración de los uigures, y si bien la independencia de estos y posterior creación de una republica independiente hoy por hoy no deja de ser una quimera (para ello debería darse una situación de inestabilidad total en la región y una debilidad de las estructuras de la RPC), la situación sigue sin estar resuelta y el problema sigue siendo el mismo que durante la dominación Quing.

Bueno y ahora, ¿Qué os parece? ¿Hay cosas que suenan familiares?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asia, China y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El problema de los nacionalismos en China

  1. Anónimo dijo:

    EL AMIGO MIGUEL BALANYÁ EXPONE AQUÍ COMO POCOS ESCRITOS EN LA ACTUALIDAD EL DIVERSO Y VARIADO ÁRBOL ÉTNICO CHINO.LO RECOMEINDO
    NO OBSTANTE, LA CLAVE DE LO AQUÍ EXPUESTO PARTE DE LA BASE DE QUE UN “TIRA Y AFLOJA” ENTRE LAS REGIONES PERIFÉRICAS CHINAS Y EL GOBIERNO CENTRAL CHINO PUEDEN DERIVAR EN CIERTAS “CONSECUENCIAS” AÚN POCO PREVISIBLES POR NADIE, NO MENOSPRECIANDOLAS PERO SI DEBEN “VIGILARSE” SIN LUGAR A DUDAS.LA CLAVE:LAS REGIONES PERIFÉRICAS NO DEBEN NUNCA
    CRUZAR”LÍNEAS ROJAS” QUE PONGAN EN PELIGRO LA UNIDAD DEL PAÍS.
    SI SE GARANTIZA ASÍ, TODO IRÁ BIEN.SEGURO.
    MIGUEL, ESPERAMOS ANSIOSOS TUS DEMÁS ARTÍCULOS.ME HA GUSTADO MUCHO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s